Consejos de diseño avanzado del Jardín Japonés

Mientras que la jardinería ha evolucionado de diferente manera alrededor del planeta y cada estilo tienes sus propios encantos, hay algo sobre el estilo de jardinería asiático que ha capturado la atención mundial. Quizás son sus líneas simples y su apariencia minimalista. Quizás es el uso del paisaje natural como el modelo ideal, que conecta de forma intrínseca al observador con el ambiente. Quizás son los caprichosos puentes, linternas y casas de te los que capturan la imaginación. Lo que sí sé es que me enganchó instantáneamente y que necesitaba conocer más. Y cuando pasa, comienzo a leer, y cuando comienzo a leer libros sobre jardinería, usualmente los compro. Hay un estate completo de mi librera sobre jardinería dedicado a la jardinería estilo asiática, yo lo guiaré rápidamente a través de él para ayudarlo a escoger libros al respecto para su propia biblioteca.

Oriente se encuentra con occidente

Los jardines japoneses fueron mi introducción a la jardinería estilo asiática y le dieron forma a mi abundante colección sobre el tópico. Desafortunadamente no leo ni escribo japonés, así que tengo que leerlo todo en inglés. El abuelo de los libros ingleses sobre jardinería japonesa es un libro escrito por Josiah Conder titulado Jardinería Paisajística en Japón. Conder fue un prometedor arquitecto que en 1877, a la edad de 25 años, fue invitado por el gobierno japonés a convertirse el primer instructor de arquitectura en el departamento de Ingeniería en la Universidad Imperial, y es el personaje al que se le atribuye haber llevado el estilo occidental al país. Afortunadamente para nosotros el intercambio no fue en una sola vía y Conder se enamoró del estilo de jardinería de su casa (los ingleses son presa fácil de un buen jardín). Esto llevó al lanzamiento de Flores de Japón y El Arte del Arreglo Floral en 1891 y el tratado cubierto en 1893. Además de ser una grandiosa fotografía del estado del Jardín Japonés en el cambio de siglo, todavía es uno de los mejores enfoques sobre el tópico, lo que explica que, después de cien años, se sigan lanzando nuevas ediciones. Todavía es la marca de banco para todos los que lo sigan.

El siguiente tomo en inglés (de hecho americano) sobre el Jardín Japonés fue la Construcción del Jardín Japonés por Samuel Newscom. Newscom sentía que Conder había capturado el aspecto teórico del Jardín Japonés sin presentar las aplicaciones más practicas (Mientras que el libro de Newscom es de hecho más completo al respecto, es en muchas formas una continuación o un derivado del trabajo anterior). Si tuviera que elegir uno (felizmente no tengo que hacerlo), escogería el Newscom. De hecho es una obra más técnicamente completa y la inclusión de los grabados en trozos de madera de los manuscritos japoneses antiguos lo convierte en un trabajo más completo; Como en la tradición japonesa, el estudiante sobrepasó al maestro…

Oriente se encuentra con oriente

Solo he tocado libros occidentales y estamos hablando acerca de una forma de arte oriental. De hecho, el primer libro conocido sobre diseño de jardín ornamental fue Tachibana No Toshitsuna’s Sakuteiki, escrito entre 1150 y 1184. Ahora tenemos ya una buena traducción en inglés de esa obra bajo el título de Sakuteiki; Visiones del Jardín Japonés, co-escrita por Jiro Takei y Marc P. Keane (ambos apreciados profesores en Kyoto). Mientras que las obras de Conder y Newscom tratan con el aspecto físico del jardín, el espíritu del Jardín Japonés está captado en este texto antiguo.

Hay detalle técnico en abundancia, pero el verdadero valor de este libro es el preámbulo histórico en el tema y mucho más en la traducción misma; mientras que muchas de las reglas mantienen poca vigencia en la era moderna, pueden ser equilibradas fácilmente por la invaluable guía de los demás. “Si hay piedras que “huyen”, entonces deben haber piedras que “persigan”; si hay piedras que se inclinen, entonces deben existir aquellas que las sostengan; si algunas siguen otras que consientan; si algunas ven hacia arriba, entonces las otras deben ver hacia abajo; y para equilibrar con piedras que se mantengan erguidas ahí también tendrían que haber algunas que se reclinen.” Una lección acerca de la correcta colocación de las piedras de jardín en un solo párrafo; este es un libro realmente extraordinario y los profesores Takei y Keane deberían ganarse medallas por éste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *